La Revista del Diario
Publicado el 08-09-2007

Ismael Cala el entertainer

Por Luis de la Paz


Esta semana el programa Calando fuerte, en America TV, Canal 41, cumplió doscientas emisiones de manera ininterrumpida. Su conductor y animador es el periodista cubano Ismael Cala, quien tiene una larga trayectoria en la radio y televisión cubana, así como reportero para CNN y entrevistador en el programa Calando a, que se transmite en Canadá. Pero por si esto fuera poco, además de Calando fuerte, es animador -de momento sustituto-, de Alexis Valdés en Seguro que yes, en el mismo canal 41.

Calando fuerte cumple doscientos programas desde que salió al aire en octubre del 2006. ¿Qué significa ese hecho para ti como conductor?

Siento que doscientos programas en cosas de televisión parecen años. Cada programa requiere de todo un esfuerzo en equipo. Tratamos de hacer un programa cada día mejor, profundizar en cada aspecto, saber qué funciona y qué necesita mejorar, cómo lograr una entrevista diferente. Cuando me doy cuenta que hemos llegado a doscientos programas, pienso que es un logro, pues el público ha aceptado esta alternativa a las 6 de la tarde.

¿A qué le atribuyes el éxito del programa?

Se debe a que la gente poco a poco fue descubriendo que hacíamos algo diferente, algo familiar. A esa hora un abuelito puede sentarse a ver la televisión con su nieto sin temor a que vaya a escuchar una vulgaridad o algo fuera de tono. Clorofilo y yo tenemos una especie de código donde hablamos de todo pero sabemos hasta dónde podemos llegar, para no ofender. A veces decimos cosas que sabemos que va a hacer reír al adulto, pero el niño no lo va a entender. Tratamos de hacer un programa entretenido, basado en la cordialidad y el respeto, pero siempre con mucho humor, para que sea disfrutado en familia. Ese ha sido el éxito de Calando fuerte.

Clorofilo recuerda mucho a Pepe Locuaz de otra época, en otro canal.

Clorofilo no es Pepe Locuaz. El único contacto entre ellos es Filipo Tirado creador y manipulador de ambos personajes y de otros que han recorrido la televisión en Estados Unidos y Puerto Rico. Yo siempre soñé hacer un programa con un muñeco. Tirado nos presentó varios títeres y me gustó Clorofilo que nunca antes había salido al aire. La asociación viene en que la voz de Filipo es muy única, con su propio acento. Lo que se hace reconocible es la voz, no al personaje. Clorofilo nació con Calando fuerte.

Tu carrera es amplia, 20 años de labor como conductor de noticieros, reportero, entrevistador y conductor de dos programas diarios y distintos en el Canal 41. ¿Con cuál rostro te identificas más?

El rostro de las noticias a mí me gusta mucho y me identifico con él. De hecho yo no he perdido el vínculo con CNN. No obstante en estos momentos me siento más cómodo con el rostro de Ismael Cala el entertainer. Yo sé que puedo seguir creciendo como periodista, sin embargo como entertainer es un reto mayor, demanda más de mí y lo disfruto más también, pues me digo: yo no soy comediante, pero logro un programa de una hora donde puedo por lo menos ser agradable, simpático y que la gente me vea como un animador.

Estuviste en Canadá para el festival de Música “Salsa on St. Clair”. ¿Cómo fue el reencuentro con tu público en Toronto?

Fue un momento muy lindo. Cuando acudo a estos festivales puedo tener el contacto con los televidentes que tengo por allá desde hace 6 años, a través de mi programa de entrevistas Calando a. La gente se me aproxima y me muestra su aprecio. Canadá para mí es mi segundo país. Llegué sin nada de Cuba y allí volví a recuperarlo todo: mi carrera, la libertad, la dignidad como ser humano y abrírseme las puertas. Cada vez que aterrizo en Toronto, es como una especie de nostalgia, pues empiezo a recordar esa etapa inicial que fue bastante dura.

¿Asumes personalidades diferentes en cada espacio o tratas siempre de ser el mismo?

Trato de ser el mismo, pero tengo personalidades diferentes para Calando fuerte y para Seguro que yes! A las 6 de la tarde trato de ser más juvenil, más jovial, un poco más fresco, compartiendo con jóvenes que acuden a competir por El minuto de fama. A las 9 es un poco más de gala, donde trato de hacer la animación con un estilo más clásico. Pero al final no es que sean dos caras del mismo Ismael o las dos caras de Cala, es el mismo Cala en dos horas diferentes y cada hora tiene su propia personalidad.

Tu carrera empezó como locutor de radio a los 8 años y a los 15 ya conducías un programa de TV. ¿Quién te impulsó al éxito en el delicado y controlado espacio televisivo de Cuba?

Aunque yo haya nacido o no con el don de la comunicación, quien formó, descubrió y pulió ese don desde los 8 años fue Nilda G. Alemán, una escritora y productora de programación infantil, que aún vive, tiene 75 años y con la quien yo mantengo contacto. Ella me enseñó fonética, lingüística, me hacía escribir poemas. Nilda ya me había formado tanto que acudí a una audición para un programa juvenil en la televisión, ya estaba preparado. Lo único que tenía que aprender eran los detalles relacionados con la televisión. A ella le debo el que yo tenga un acento neutral hoy en día. Ella es en parte responsable de lo que hoy soy yo.

¿Qué otro programa te gustaría conducir?

Me encantaría hacer un talk show, donde pueda hablar con la gente de sus casos de la vida real. Al pasar de los años siento que he adquirido más madurez como persona y eso me ha sensibilizado con los problema de los demás. Me gustaría tener un espacio donde pueda ayudar a las personas, o al menos conversar sobre sus problemas.

Si Alexis no regresara y tuvieras que decidirte por uno de los dos programas, cuál mantendrías.

Seguro que yes es un programa creado por Alexis. Yo lo he asumido con la mayor dignidad de todo un profesional que hace algo propuesto por la empresa. Ese es un espacio que nació para otra persona. De manera que no sería con cuál de los dos programas me quedo, sino con cuál de los dos horarios me quedo, porque yo me quedaría siempre con Calando fuerte.

¿Existen celos profesionales entre Alexis y tú?

No. Creo que los medios de comunicación nos pusieron a rivalizar, pero no es cierto. Yo siento admiración por su trabajo, creo que es un actor y un humorista de primera línea. Si algo he aprendido con el paso de tiempo es a no compararme con nadie más que conmigo mismo.

Si hubiera un cambio en Cuba y regresaras a la isla ¿Qué programa de televisión harías y por qué?

Me encantaría hacer una gran revista de fin de semana, un programa de 3 horas, con mucha alegría. Un programa para motivar a las gentes y entretenerlas, mientras se reconstruye el país.

¿Cuáles son tus planes futuros?

Yo empecé en la radio y mis propósitos para el 2008 es regresar a la radio. La radio es un medio mágico, se necesita menos presupuesto para hacer algo que sea extraordinario. La radio es un medio más despojado de artificios y más esencial como medio de comunicación. En la radio es donde nací y es a donde quiero regresar.